Noticia3

Tratamientos de depilación láser/IPL: la clave de su eficacia

La depilación láser y la depilación IPL son procesos rápidos y efectivos para conseguir una depilación permanente. Se realizan mediante luz láser o IPL/LPI (luz pulsada intensa).
Con esta depilación permanente se elimina el pelo mediante un proceso de fototermólisis, que consiste en emitir una luz selectiva para incapacitar el folículo piloso y obtener una eliminación del pelo de manera permanente (también en el caso de la depilación masculina).

El crecimiento del pelo es cíclico, ya que el folículo piloso pasa por fases de descanso. Únicamente los folículos que están en fase de crecimiento contienen pelo en su interior y son susceptibles de ser eliminados en una sesión de depilación láser o depilación IPL. Los folículos que están en fase de descanso necesitan entrar en la fase de crecimiento para poder ser eliminados; por esta razón se espacian las sesiones en períodos de 2-3 meses, hasta que todos los folículos pasen por la fase de crecimiento. De esta forma, es muy importante ser constante y riguroso en la realización de las sesiones de depilación para que se pueda actuar sobre todos los folículos activos.
Es difícil definir con exactitud cuantas sesiones de depilación láser o depilación IPL se necesitan para la desaparición del pelo, ya que depende de distintos factores:

• Del tipo de piel y de la pigmentación.

• Del grosor del pelo, de su ciclo de crecimiento y del color y la profundidad de los folículos pilosos.

• De los tratamientos previos y del cuidado en el pretratamiento y en el postratamiento.

• Del sistema hormonal de cada persona.

Aun así, se puede afirmar que, generalmente, la media de sesiones necesarias en un tratamiento de depilación láser o depilación IPL es de 6-8 sesiones (existen casos de pelo muy persistente en que son necesarias algunas más).

Los meses de otoño son un momento ideal para programar una sesión de depilación làser/IPL.