Manchas_piel_Nuo_Dermoestetica

Tratamientos diseñados para la eliminación y/o atenuación de manchas en la piel de origen melánico. Mediante un diagnóstico se valora el tratamiento más adecuado para tratar las manchas faciales según su estado y origen: manchas epidérmicas, dérmicas y mixtas.

A todas aquellas personas que presenten manchas en la piel como consecuencia del fotoenvejecimiento o de alteraciones pigmentarias de origen multifactorial: solar, hormonal, postinflamatorio, melasmas, cloasmas, lentigos, efélides...

Se trata de tratamientos diseñados para erradicar o atenuar las manchas en la cara adquiridas de origen melánico, y a la vez uniformizar el tono cutáneo e incrementar la luminosidad de la piel.

Mediante un diagnóstico (lámpara de Wood) se analizan las causas de la hiperpigmentación (manchas faciales) y se valora el tratamiento de eliminación de manchas en la piel más adecuado según el estado, la tipología y el origen de las manchas: manchas epidérmicas, dérmicas o mixtas.

La realización del tratamiento de eliminación de manchas faciales inhibe el proceso de la melanogénesis y paraliza la producción de melanina por un largo período de tiempo, durante el cual la descamación del estrato córneo y la actuación de las células macrofágicas arrastran los depósitos de melanina. De este modo se consigue educar a la piel para corregir la hiperactividad de la melanina, tanto en niveles epidérmicos como dérmicos, así como la penetración de sustancias en capas más profundas de la piel.

Consiste en un tratamiento en cabina y en un riguroso tratamiento domiciliario.

• Despigmentante Cosmelan o Dermamelan
• Mesoterapia despigmentante
• Fotorrejuvenecimiento
• Peelings químicos

• Manchas faciales benignas por hipermelanosis: pecas, lentigos, manchas de embarazo, manchas seniles, hiperpigmentación postinflamatoria, etc.
• Melasmas y cloasmas

• Atenuación y/o eliminación de las manchas en la piel
• Aumento de la luminosidad de la piel
• Uniformización del tono facial
• Renovación de la piel

Sí, el tratamiento de manchas faciales se puede aplicar a todo tipo de pieles sanas y pigmentaciones benignas.

Todos los tratamientos de eliminación de manchas en la piel que conllevan un proceso de quimioexfoliación requieren un tratamiento postpeeling (a domicilio). Este postratamiento consiste en la aplicación de una cosmética específica para el cuidado y la protección de la piel que favorezca el proceso de renovación celular.
Se debe tener en cuenta que una alteración pigmentaria es una lesión adquirida en la piel. El tratamiento ayuda a controlar y a mejorar las manchas en la piel, pero requiere constancia y mantenimiento para combatir futuras alteraciones pigmentarias que puedan aparecer.

La expectativa de resultado va en función del tratamiento domiciliario y el origen de la híperpigmentación. En el caso de híperpigmentaciones mixtas y/o dérmicas será necesario complementar el tratamiento con otras terapias. Para obtener los resultados deseados es conveniente el seguimiento estricto del tratamiento, tanto en cabina como en domicilio, durante un periodo de 9 meses como mínimo. Es el tiempo que requiere el tratamiento para combatir la hiperactividad melánica. Si no se completa este proceso de tratamiento no se obtendrán los resultados esperados.

Nuestro organismo produce melanina, un pigmento natural que sirve para protegernos de los rayos del sol. Cuando nos exponemos al sol, la producción de melanina se incrementa como mecanismo de defensa de la piel y el exceso de pigmento se presenta en forma de mancha (hiperpigmentación).

El proceso de formación de la melanina, denominado melanogénesis, se produce en el estrato más profundo de la epidermis (estrato basal) y en las células de la matriz del folículo pilosebáceo. La producción de melanina es estimulada por el daño en el ADN inducido por la radiación ultravioleta. En función del estado y el origen de la hiperpigmentación las manchas pueden ser epidérmicas, dérmicas o mixtas.

La aparición de manchas faciales depende de la combinación de diferentes agentes y elementos. Entre los más relevantes destacan:

• Factores hereditarios
• Exposición directa al sol
• Factores hormonales
• Toma de medicamentos
• Envejecimiento cutáneo
• Uso de productos fotosensibilizadores

Si bien pueden aparecer manchas en cualquier parte del cuerpo, lo más habitual es que se produzcan en las partes más expuestas al sol (cara, cuello, escote, manos), ya que la radiación solar favorece o agrava su aparición.