hialuronico

El tratamiento con ácido hialurónico es un relleno facial mediante el cual se suministra ácido hialurónico con el fin de rejuvenecer el rostro. El tratamiento con ácido hialurónico permite un cambio sutil y preciso a partir del mismo momento de su aplicación, ya que aporta volumen gracias a su capacidad de captar agua, lo que se traduce en una piel más hidratada, tersa y luminosa.

El ácido hialurónico es una molécula de azúcar (polisacárido) cristalina y transparente que se encuentra en nuestra piel, tejidos y órganos. Su función es la de hidratar la piel y proporcionarle volumen y flexibilidad mediante la atracción de agua, ciertas vitaminas y minerales.
Con el paso del tiempo, la presencia de ácido hialurónico en el cuerpo disminuye notablemente, lo que produce, entre otras cosas, el envejecimiento de la piel y, con ello, la aparición de arrugas, flacidez o pérdida de firmeza.

Una de las principales propiedades del ácido hialurónico es su gran capacidad para atraer y retener el agua. Su empleo en tratamientos médico-estéticos permite rehidratar en profundidad la piel de la zona tratada para que su aspecto sea más terso y, al aumentar su grosor y volumen, disminuyan también los surcos de la piel.

El ácido hialurónico se inyecta para corregir los signos del envejecimiento facial en función de las necesidades de cada paciente.

• Contorno y comisura de los labios
• Volumen labial y facial (pómulos)
• Arrugas labiales o peribucales
• Surco nasogeniano
• Arrugas perioculares externas

El relleno facial con ácido hialurónico se basa en inyectar cantidades muy pequeñas mediante una inyección intradérmica, de modo que el producto se integre de forma natural en el tejido dérmico mediante absorción, teniendo la ventaja de no ser rechazado por nuestro organismo. No necesita test previo de compatibilidad y se considera una de las formas más seguras de combatir las arrugas.

El tiempo medio de permanencia del ácido hialurónico en nuestra piel suele variar en torno a los 6-10 meses. Pasado este tiempo, se inicia un proceso de reabsorción de la piel, que lo elimina de forma natural.
El resultado estético del ácido hialurónico suele observarse desde la primera sesión, aunque para obtener mejores resultados a veces es necesario realizar dos o tres infiltraciones, dependiendo del estado de envejecimiento cutáneo y de los hábitos de la persona.

• No debe inyectarse en alérgicos a la lidocaína
• No debe usarse en pacientes hipertróficos
• Hay que evitar las inyecciones en áreas inflamadas o infectadas
• No debe inyectarse en embarazadas o lactantes